Autismo


¿Que es el Autismo?

La descripción del Autismo fue publicada por primera vez por Leo Kanner en 1943 en la cual presenta al Autismo Infantil Precoz. Este trastorno es el considerado como Trastorno Profundo en el cual el niño no logra el contacto con las personas, evita el contacto ocular, se retrae en actividades repetitivas y estereotipadas, no desarrolla lenguaje, no se comunica, presenta manierismos motores (aleteos de manos, balanceo de su cuerpo, manipulación inadecuada de objetos, etc.) y este proceso va acompañado por un retraso profundo en el desarrollo que suele persistir de forma rígida e inalterable. Esta forma de manifestación del trastorno: aunque se sigue presentando, se manifiesta con menos frecuencia.

Hoy en día, se presenta una nueva forma del trastorno, conocida como Autismo Regresivo, en la cual el niño tiene un desarrollo normal hasta el año y medio de vida aproximadamente: Juega, desarrolla lenguaje, se comunica: mira a los ojos, pide, demanda, aprende, imita, etc. y a partir de los 18 meses aproximadamente pierde progresivamente esas capacidades y comienza a aislarse y a realizar actividades repetitivas que no tienen una connotación social conocida. No las hace para comunicarse, para interaccionar o como un juego conocido...las realiza a forma auto estimulatoria de forma repetitiva, impulsiva...como adquiriendo un carácter obsesivo por las mismas.


Espectro Autista


El concepto de Espectro Autista (EA) implica la consideración del Autismo como un continuo de diferentes dimensiones que permite reconocer a lo que hay de común y de diferente entre las personas con dicho trastorno y clarifica la idea de que, cuando hablamos de autismo y de trastornos generalizados del desarrollo (TGD), empleamos términos comunes para referirnos a personas muy diferentes (Ángel Riviere). Las manifestaciones del autismo nos muestran personas muy distintas unas de otras y el diagnóstico parece remitir a un amplio conjunto de individualidades donde el nivel de evolución, los potenciales educativos y terapéuticos son particularmente diferentes. Sin embargo, un modo de enfocar el concepto de autismo que resulta útil para comprender esta gran diferencia que se manifiesta en los cuadros clínicos, y que complementa la categoría clásica del autismo, la encontramos en la noción de "Espectro Autista".

Pensar al autismo como un conjunto de dimensiones implica poder diferenciar los cuadros más profundos de trastorno de aquellos que manifiestan características mas leves, sin dejar de considerar que, lo que los une, es que todas las áreas siguen afectadas con diferentes niveles de alteración entre ellas.

La noción de EA marca la aparición “rasgos” diferenciales que pueden situarse en un conjunto de dimensiones que tienen un hilo de continuidad en el autismo pero que también abarca a otros cuadros que afectan al desarrollo en general y tuvo su origen en un estudio realizado por Lorna Wing y Judit Gould en 1979. Lorna Wing, en 1988, diferenció cuatro dimensiones principales de variación del espectro autista:

  • Trastorno en las capacidades de reconocimiento social
  • Trastorno en las capacidades de comunicación social
  • Trastorno en las destrezas e imaginación y comprensión social
  • Patrones repetitivos y restringidos de actividad.

El Dr. Ángel Riviere amplió el conjunto a doce dimensiones alteradas en los cuadros que hoy podemos denominar Espectro Autista, trabajo conocido como el IDEA, Inventario del Espectro Autista. Para cada dimensión estableció cuatro niveles: el primero es el que caracteriza a las personas con un trastorno más severo, niveles cognitivos más restringidos que aparecen en los cuadros que se manifiestan desde la primera infancia y que no han recibido un tratamiento adecuado. El nivel cuarto es característico de los trastornos menos severos, y define muy característicamente a las personas que presentan el síndrome de Asperger. En resumen, poder diferenciar estos “grados” nos permite reconocer que en cada uno de ellos hay posibilidades y necesidades tanto educativas como terapéuticas diferentes y que en cada caso se requiere de un abordaje específico.


Grados del espectro Autista

El autismo presenta un espectro de manifestaciones diversas donde encontramos desde niños totalmente aislados, sin relación interaccional con las personas, con una tendencia a la repetición de actividades motoras y con una falta completa del Desarrollo del lenguaje y Comunicación alternativa, hasta niños con un lenguaje muy desarrollado, casi sin alteraciones aparentes y con niveles cognitivos que le permite su permanencia ( siempre con algún apoyo) en la Escuela de nivel Regular y en algunos casos, con habilidades a nivel de inteligencia que pueden superar la media normal en un área específica del desarrollo. A partir del trabajo que realiza el Dr. Ángel Riviere, catedrático de la Universidad autónoma de Madrid, lamentablemente fallecido hace algunos años, conocido como el I.D.E.A., Inventario del Espectro Autista, y basado en las Investigación de Lorna Wing y colaboradores, que detallaron las dimensiones alteradas en el Espectro Autista es que se comienza a hacer una distinción entre los distintos grados que se presentan dentro del Autismo. Esta distinción no se refiere a aspectos específicamente diagnósticos, ni persigue fines de etiquetamiento sino que permite una evaluación adecuada para determinar en que punto del lenguaje, social, cognitivo, académico y otras áreas específicas (analiza 12 áreas), el niño quedo detenido en su Desarrollo. Una descripción general de esas gradaciones es la siguiente.


Trastorno autista (TA - 1er. Grado)


Refiere al grado mas profundo del trastorno, conocido como el Trastorno de Leo Kanner, quien describió el trastorno por primera vez, en 1941, dándole el Nombre de Autismo Infantil Precoz. Algunas de sus características son:

  • Evita mirar a los ojos.
  • Falta del Desarrollo del lenguaje.
  • Tendencia al aislamiento.
  • Movimientos repetitivos recurrentes.
  • Ausencia de comunicación Alternativa.
  • Aislamiento.

Autismo Regresivo (AR - 2° GRADO)


(Se denomina Regresivo por la pérdida de capacidades adquiridas) Refiere a una de las formas mas características en que HOY se presenta el Trastorno Autista. Se lo piensa como el PROTOTIPO de la forma más característica que se manifiesta en la actualidad. No se presenta tan asiduamente como hace algunas décadas, el Autismo profundo sino que se manifiesta un tipo particular del Espectro Autista donde hay un desarrollo, en algunos casos, aparentemente normal y en otros un desarrollo normal hasta aproximadamente los 18 meses (en algunos casos el desarrollo puede ser normal hasta el año, 15 meses) y luego aparece una pérdida de las capacidades que el niño había adquirido, a saber:

  • Pérdida y evitación del Contacto Ocular.
  • Pérdida del lenguaje.
  • Perdida del Juego y la Interacción Social.
  • Pérdida de la Comunicación.
  • Aislamiento progresivo.
  • Aparecen conductas repetitivas.

Autismo de alto funcionamiento (AAF - 3ER. GRADO)


Este es un tipo particular de manifestación del Trastorno del Espectro Autista donde sus primeras manifestaciones suelen ser confundidas con Déficit de Atención o trastornos de otro tipo, ya que no se presentan las manifestaciones agudas del trastorno desde el inicio. Hay lenguaje desarrollado y procesos cognitivos integrados que le pueden permitir en algunos casos, una permanencia en la Escuela Regular sin que se haya descubierto o sin que se hayan manifestado todas las características en el comportamiento. Se percibe una dificultad para relacionarse con sus iguales y una serie de comportamientos e intereses rutinarios que progresivamente se van transformando hacia características que la mayoría suele sostener como del tipo obsesivas. Sus principales características son:

  • Lenguaje aparentemente normal.
  • Torpeza motora generalizada.
  • Aprendizaje casi normal.
  • Ideas obsesivas.
  • Conductas rutinarias.
  • Gran capacidad de memoria.
  • Rigidez mental.
  • Falta o dificultades para expresar emociones.

Sindrome de Asperger (SA - 4to. GRADO)


Las personas que padecen del SA pasan desapercibidas entre la gente. Solo en su entorno se nota que son “raros”, se aíslan, hablan siempre de sus intereses, son fríos y a veces dicen cosas muy duras sin parecer que les afecte en nada. Algunas de sus características:

  • Lenguaje aparentemente normal.
  • Aprendizaje normal con dificultades de Atención.
  • Falta o Dificultad para expresar y entender las emociones.
  • Son rutinarios, solitarios y tienen ideas de tipo obsesivas.
  • Pueden ser muy inteligentes (mas que la media normal) en un área del desarrollo.
  • Son Literales.
  • Torpeza Motora generalizada.

Importante

Esta diferenciación no corresponde a un Diagnóstico con los criterios clínicos delineados en el manual DSM IV (Manual de Diagnóstico y Estadísticas Médicas de la Asociación de Psiquiatría Americana, 4ta. Edición) más bien permite establecer una Evaluación Cognitiva adecuada desde el punto de las habilidades básicas del sujeto, de sus potenciales y de sus Déficts y permite también establecer un seguimiento progresivo y controlado en su evolución. Tal como presentamos la gradación del Espectro Autista, podemos extrapolar estas mismas características a los TGD, teniendo para ello un amplio y acabado conocimiento de las características de estos Trastornos.